Mi última pintura " El empitonao " es un rechazo claro en la práctica de la tauromaquia . A las alturas en que nos encontramos la tauromaquia ya debería ser una disciplina el pasado, un recuerdo. En una sociedad moderna no puede haber cabida el maltrato de ningún tipo de ser vivo.